miércoles, 20 de enero de 2010

La hora de la siesta


Nunca.
Nunca me gustó echarme la siesta.
Dicen mis padres que cuando era muy pequeña no había quien me
pudiera despertar por la tarde... y si alguien lo conseguía, había firmado su sentencia de muerte.
Quizás con ello cumplí mi cupo de horas de siesta y desde entonces estoy destinada a no tener sueño entre las 3 y las 6 de la tarde.
Y por eso siempre he buscado alternativas a esta afición tan española.
Pero, ultimamente, algo está cambiando.
Hay días que repentinamente, como si la almohada me poseyese, caigo en la tentación incurable de correr a la cama después de la comida, y no levantarme hasta pasadas dos horas.
Curiosamente, lo que siendo muy niña me ponía de mal humor, hoy me sienta bien, muy bien. :)

Esta tarde me he echado la siesta.
Y me siento más guapa, más lista y más especial.

2 comentarios :

  1. jajaja pero no te acostumbres mucho o no vas a estudiar nada!! xDDDD besitos!!

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que haga sentir así, bienvenido sea, no crees??
    Que los señores sims también necesitan un respiro... ;)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...