martes, 25 de mayo de 2010

Sencillamente heroico


Como cuarto trabajo le mandó traer vivo el jabaí erimantio; este animal devastaba Psófide, bajando del monte que llamaban Erimanto. Heracles... se hospedó en casa del centauro Folo, hijo de Sileno y de una ninfa melia. Este ofreció a su huésped carne asada, mientras él la comía cruda. Cunado Heracles pidió vino, le dijo que temía abrir la tinaja común de los centauros; pero Heracles, animándolo, la abrió y no mucho después, atarídos por el olor, acudieron a la cueva de Folo los centauros armados con rocas y abetos. A los primeros que osaron entrar, Anquio y Agrio, Heracles los rechazó con tizones, y a los restantes los persiguió a flechazos hasta Malea.
Al agruparse en torno suyo los centauros, Heracles arrojó una flecha que.. clavó en la rodilla de Quirón; Heracles, afligdo, corrió hacia él, extrajo la flecha y le aplicó un remedio entregado por el mismo Quirón. Éste, como la herida era incurable, se retiró a la cueva deseoso de morir allí, pero por su condición de inmortal no lo consiguió hasta que Prometeo se ofreció a Zeus para ser inmortal en su lugar.
Folo arrancó una flecha de un cadáver y se maravillaba de que algo tan pequeño pudiera dar muerte a seres tan grandes; entonces la flecha resbaló de su mano y al hincársele en un pie lo mató en el acto. Heracles, regresó a Fóloe y encontró a Folo muerto y después de enterrarlo marchó a cazar al jabalí; cuando con sus gritos lo hubo ahuyentado de un matorral, lo hizo adentrarse, ya exhausto, en un lugar de nieve espesa, y enlazado lo condujo a Micenas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...