sábado, 12 de junio de 2010

Joaquín

Y cerré los ojos a la vez que cruzaba fuertemente los dedos.
Y deseé que aquél carreterín no se acabase nunca...
no mientras Sabina pudiese cantar.

2 comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...