domingo, 16 de octubre de 2011

Retrato interior



No he buscado a nadie, llevo días buscándome yo. No quiero pensar en Madrid (ni en su reloj). Duermo por las tardes, por las noches reinvento su voz. En las sombras me veo al revés, en los libros me encuentro mejor. Buscaré una explicación, héroes con defectos y una canción. Pinto en los espejos personajes de ciencia ficción que escapan a su otra mitad sin pedirle permiso al creador. Y, en sucios recuerdos, cuando echo la vista hacia atrás: otro año perdido al cajón... ¡hasta ahí podríamos llegar! Buscaré una explicación, nuevas calles donde no queme el sol...

Epílogo

(Un silencio. El padre ha sacado un pitillo, lo ha partido y le da la mitad a su hijo. Lo encienden.)

DON LUIS.- (Dando una profunda bocanada.) Qué malo es, ¿verdad?
LUIS.- Sí, papá. Pero se fuma... Me parece que, te detengan o no, nos esperan malos tiempos, ¿verdad?
DON LUIS.- A mí me parece lo mismo, pero hay que apechugar con lo que sea.
LUIS.- Hay que ver... Con lo contenta que estaba mamá porque había llegado la paz...
DON LUIS.- Pero no ha llegado la paz, Luisito: ha llegado la vitoria.

Fernando Fernán Gómez: Las bicicletas son para el verano.


En definitiva (y hasta la fecha): La mejor historia que he leído sobre la Guerra Civil
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...