lunes, 30 de enero de 2012

Sucede

que aunque ya está bien entradito el invierno en todo el hemisferio norte, yo no puedo dejar de pensar en este poema... así que, puesto que tengo este blog más abandonado que de costumbre, y con el gran Yann Tiersen tocando la banda sonora, aquí quedan las palabras de Ángel.


El otoño se acerca con muy poco ruido:
apagadas cigarras, unos grillos apenas,
defienden el reducto
de un verano obstinado en perpetuarse,
cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste.

Se diría que aquí no pasa nada,
pero un silencio súbito ilumina el prodigio:
ha pasado
un ángel
que se llamaba luz, o fuego, o vida.

Y lo perdimos para siempre.

Ángel González

1 comentario :

  1. REDEDICATORIA

    Una dolorosa rededicatoria, esta Primavera,
    como la construcción de catedrales entre guerra y guerra,
    y los albañiles que atienden los podridos muros;
    y estamos casi demasiado cansados para comenzar de nuevo
    con milagros y hojas
    y pasos detenidos en medio de un repentino sol,

    cansados por la forma en que yacen fundiéndose los neveros aislados
    como cadáveres de grandes peces pudriéndose muy adentrados en la playa;
    por el desinteresado rasponazo de las palas
    que recogen arena de las aceras, que destruyen arroyos;
    y por los colegiales en autobuses,
    que miran al exterior, asombrados.

    Habíamos aprendido una dignidad a finales del invierno,
    de los austeros árboles y los secos y marrones arbustos,
    pero la Primavera nos inquieta como la mañana,
    y sólo podemos desear que no haya Octubre.

    (Leonard Cohen, "Comparemos mitologías", 1956)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...