miércoles, 29 de febrero de 2012

Ronquera

- Uff... y mañana viernes todo el día. Venga, ¡humo! - (Se abre la puerta de un coche) - ¡Mírala! Digo "humo" y se va.

- ¡A ver! Si me han echao'...

- ¿Qué tiene que ver Manu Chao con todo esto?

- Que llora cuando piensa en Chiapas.

- Te quiero.

(Silencio)

- Buenas noches.

(Se cierra la puerta de un coche)


Rescatado de un cuaderno de anotar la vida del 1 de abril de 2011

miércoles, 22 de febrero de 2012

La gran verbena de mi vida


No nos estamos formando en una universidad de prestigio, ni hemos sido iluminados por las grandes enseñanzas de un profesor eminente. No invertimos tardes y tardes divagando sobre literatura y política entre el humo de tabaco y los cafés. Perdemos valiosísimas horas en youtube, en el cine, en las canciones de eurovisión, en el botellón, en la cripta y en misantropar. Desde luego, jamás seremos nombres a inmortalizar en los libros de instituto, ni una Generación (sí, de esas que se escriben con mayúscula) de artistas incomprendidos y adelantados a su época. Y seguramente estemos destinados a ser docentes hasta que podamos jubilarnos. Pero tenemos un punto fuerte, y es que todo eso nos da igual.
Dejémosle el éxito y la gloria a Mariano José de Larra y a los escritores de best bellers. Nosotros tenemos carácter. Sabemos de lo que somos capaces y de lo que no. Y, desde luego, sabremos cómo sacarle partido a la vida, sabremos ser felices. No necesitamos los halagos de nadie: somos así, y ya está. Habernos conocido es simplemente algo genial que no dejará a ninguno indiferente. Y una de las mayores satisfacciones será tener siempre claro:
- Que tigo y migo no son personas.
- Que mezclar palabras grandilocuentes no es escribir bien.




Este desvarío ha aparecido en mi cuaderno de anotar la vida durante una clase de literatura en la que me habéis hecho mucha falta. No sabéis las ganas que tengo de veros, filólogos :)

martes, 21 de febrero de 2012

...

Me cuesta recordar mis pasos por el Carnaval ¿con quién estuve? ¿con quién me puse yo a bailar? Tardamos mucho en no volver a ver la luz del sol nacer. Tardamos tanto que salió un Aleph en un rincón. Desde entonces le pierdo la vista, no sé a lo que juega, no sé donde vuela, no sé donde está. ¿Dónde está mi corazón? ¿Dónde se ha ido a derrumbar mi corazón? Que alguien lo busque para mí. ¿Dónde está, que esta noche no duerme contigo? ¿Dónde está mi corazón? Que alguien le diga que volví, que alguien le diga que pasó lo peor... que esta noche me muero de frío. ¿Dónde está? Que alguien lo busque para mí, que alguien lo ate para ti... ¡Que alguien lo encuentre y le diga que lo estoy buscando por toda la ciudad! ¿Qué fue lo que vio desde el rincón del comedor que le hizo largarse de aquí sin ganas de volver? La vida es una vez le intentaba yo explicar: "exprime lo mejor". Y, entonces, se largó. Y así fue como apenas recuerdo que perdí los besos, las ganas de hacerlo, las ganas de ti... Es no hacer lo que hacen los de más lo que le habrá hecho regresar a su mundo perfecto. Lo doy por perdido: de allí nadie ha vuelto jamás.

http://youtu.be/qFg9OVEGUIg


Siempre me pareció una tía gachosa... pero la canción hoy me viene al pelo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...