miércoles, 22 de febrero de 2012

La gran verbena de mi vida


No nos estamos formando en una universidad de prestigio, ni hemos sido iluminados por las grandes enseñanzas de un profesor eminente. No invertimos tardes y tardes divagando sobre literatura y política entre el humo de tabaco y los cafés. Perdemos valiosísimas horas en youtube, en el cine, en las canciones de eurovisión, en el botellón, en la cripta y en misantropar. Desde luego, jamás seremos nombres a inmortalizar en los libros de instituto, ni una Generación (sí, de esas que se escriben con mayúscula) de artistas incomprendidos y adelantados a su época. Y seguramente estemos destinados a ser docentes hasta que podamos jubilarnos. Pero tenemos un punto fuerte, y es que todo eso nos da igual.
Dejémosle el éxito y la gloria a Mariano José de Larra y a los escritores de best bellers. Nosotros tenemos carácter. Sabemos de lo que somos capaces y de lo que no. Y, desde luego, sabremos cómo sacarle partido a la vida, sabremos ser felices. No necesitamos los halagos de nadie: somos así, y ya está. Habernos conocido es simplemente algo genial que no dejará a ninguno indiferente. Y una de las mayores satisfacciones será tener siempre claro:
- Que tigo y migo no son personas.
- Que mezclar palabras grandilocuentes no es escribir bien.




Este desvarío ha aparecido en mi cuaderno de anotar la vida durante una clase de literatura en la que me habéis hecho mucha falta. No sabéis las ganas que tengo de veros, filólogos :)

1 comentario :

  1. Desde luego la foto es muy propia XD!! Te quiero!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...