lunes, 18 de febrero de 2013

¿Por sorpresa?


Fue en Noviembre de 2003 cuando se conoció la gran noticia. Por fin una chica del pueblo, inteligente y modesta pasaba a ser la princesa que tanto tiempo se había esperado. Dejaba tras de sí un ex novio indignado, una familia que siempre la apoyaría y mucha gente que, de pronto, parecía haberse olvidado de todos los rencores que le guardaban.

La estrategia era clara y esperanzadora: ella se convertiría a ojos de sus compatriotas en aquélla ingenua Bella que, con sus buenas intenciones y su honesta moral, transformaría a la bestia que hasta entonces reinaba en un hombre bondadoso y comprensivo con sus súbditos. Sólo unos pocos, como el librero de la aldea, se percatarían de que aquélla muchacha que tanto prometía se disponía a entrar en una lujosa –y asfixiante- prisión de hipocresía, sonrisas forzadas y vestidos bonitos. Pero ¿quién sería capaz de escuchar a esos cuatro locos apátridas? Tocaba preparar una gran boda, y eso era entonces lo que más importaba al pueblo que no leía.

Blanca León González


Esto es lo que pasa cuando alguien con poca imaginación tiene que  hacer un plagio literario para un taller de escritura creativa

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...