lunes, 4 de marzo de 2013

Desvaríos nerviosos

Biblioteca desde las 10 de la mañana. Intento estudiar a Bécquer, pero no lo consigo. No paro de mirar la web de la uclm con la esperanza de que por fin suban los resultados de las becas de intercambio internacional, que diría erasmus, pero no, la mía ya no es erasmus. Intento estudiar a Bécquer, pero no lo consigo. Empiezo a imaginar qué habrá que hacer para ser como Jorge Guillén, que fue erudito en San Juan y en Gustavo Adolfo a la vez, y que, además, fue uno de los grandes poetas del XX. Me pregunto si la situación actual de mi país permitirá el afloramiento de los grandes poetas de principios del XXI; me pregunto si la situación de mi país me permitirá que yo pueda ser erudita de alguno de esos grandes poetas de principios del XXI, o del XX, o del XVI; me pregunto si la situación de mi país me permitirá ser erudita en algo. Leo, en su blog, que Luna Miguel se acaba de mudar, con contrato laboral. Leo que Luna escribe y trabaja; que es independiente con tan solo 22 años; que es feliz. Y me pregunto cuándo podré mudarme yo; y con mudarme me refiero a mudarme de verdad, no a volver a pasar otro año con lo poco que me quepa en dos maletas; me pregunto si la situación de mi país me permitirá mudarme antes de los treinta; me pregunto (no sin cierto sarcasmo) si la situación de mi país me permitirá alguna vez mudarme dentro del propio país. Me pregunto también  cómo haré para llevarme a mi nueva y ficticia casa todos los libros que he ido coleccionando. Me pregunto si publicarán de una maldita vez los resultados de la convocatoria. Me pregunto si esta beca que quizás obtenga hoy me permitirá, al menos, comer sin tener que pedir dinero a mis padres.
Me pregunto qué será de mí el año que viene.

De un tiempo a esta parte, me pregunto muchas cosas.
Y no encuentro respuesta alguna.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...