domingo, 28 de abril de 2013

ESPACIO de Juan Ramón Jiménez · Reportaje de Juan Carlos Ortega

Leí Platero y yo cuando tenía 10 años. Me gustó mucho, y supongo que cuando lo vuelva a leer me gustará mucho más.
Respecto al resto de la producción juanramoniana, poco más puedo decir.
Algún que otro poema obligatorio para la selectividad.
Memorización de sus poemarios para algún examen.
Pocos versos que me llegaron de verdad,
seguramente por la poca atención que le he prestado siempre.
Y es que he de confesar que, por norma general, la poesía de Juan Ramón Jiménez me ha dado, por así decirlo, un poco de grima.
Hasta hace unas semanas. Cuando leí Espacio.

Desde entonces sólo puedo asociarlo con una palabra: Magia.


Las flores nos rodean de voluptuosidad, olor, color y forma sensual; nos rodeamos de ellas, que son sexos de colores, de formas, de olores diferentes; enviamos un sexo en una flor, delicado presente de oro de ideal, a un amor virjen, a un amor probado; sexo rojo a un glorioso; sexos blancos a una novicia; sexos violetas a la yacente. Y el idioma, ¡qué confusión!, qué cosas nos decimos sin saber lo que nos decimos. Amor, amor, amor (lo cantó Yeats), “amor en el lugar del escremento”. ¿Asco de nuestro ser, nuestro principio y nuestro fin; asco de aquello que más nos vive y más nos muere? ¿Qué es, entonces, la suma que no resta; dónde está, matemático celeste, la suma que es el todo y que no acaba? Hermoso es no tener lo que se tiene, nada de lo que es fin para nosotros, es fin, pues que se vuelve contra nosotros, y el verdadero fin nunca se nos vuelve. Aquel chopo de luz me lo decía, en Madrid, contra el aire turquesa del otoño: “Termínate en ti mismo como yo”.
(Fragmento primero)


Me gustaría decir muchas cosas, pero no creo que fuese capaz de conseguir que pareciesen inteligentes.
De modo que le dejo la palabra a gente más sabia.
He aquí un excelente minidocumental del maestro Juan Carlos Ortega sobre el poema.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...