miércoles, 12 de febrero de 2014

Maneras de salir del shock postpremioplaneta

El adolescente que no se gobierna siempre recoge lo peor del niño que lo precedió, generalmente lo que se relaciona con los caprichos y las pataletas, y deja al joven que le sucede las frustraciones y contradicción de lo que no logró resolver, como si en el comportamiento todo se mantuviera crudo, y entre el niño, el adolescente y el joven no hubiese otro reconocimiento que el de las deudas impagadas. Los tres formando una sociedad de irresolutos, cada cual con sus penalidades y sin saber a quién acudir. Una sociedad de intereses contrapuestos y beligerantes. 

Luis Mateo Díez: La cabeza en llamas


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...